¿ A DONDE VA ESTA DERECHA?

HectorMaravall HectorMaravall
Biografía

"¡Hola! Gracias por entrar en mi Blog. Espero que te guste, despierte tu interés y te anime a participar con tus comentarios y opiniones. Héctor"


Publicado en CATEGORÍA:   Política.
  25 octubre, 2018.
HectorMaravall ha escrito 63 entradas.

ETIQUETAS:  

Pablo Casado y Albert Rivera

Es bien sabido que la sociedad española políticamente es plural, muy plural, realidad que no siempre todos asumimos.

Durante la II Republica y desde la consecución de la democracia en junio de 1977, las elecciones generales han reflejado una y otra vez que no hay mayorías absolutas o por goleada, salvo en momentos excepcionales y puntuales y que las diferencias entre lo que podríamos llamar el electorado progresista y el conservador no van mucho más allá de diez puntos arriba o abajo.

La Comision parlamentaria redactora de la Constitucion

Quiere esto decir que en una sociedad democrática como la nuestra, es imprescindible la convivencia civilizada entre la izquierda y la derecha y por tanto entre sus representantes políticos. Lo que no supone que representemos iguales intereses, que luchemos por lo mismo o que no tengamos profundas diferencias y que defendamos con firmeza y hasta con vehemencia nuestras ideas.

En los mas de 40 años de democracia ha habido numerosos periodos en que esa convivencia se respetó. Entre Suarez y Felipe González, entre Abril Martorell y Alfonso Guerra, por no hablar de la relación entre Fraga Iribarne y Santiago Carrillo. Las cosas se empezaron a torcer con la agresiva actitud de Aznar, en la última legislatura de Felipe González. Una vez en el gobierno hubo bastantes ministros del PP que mantuvieron una relación cordial con la oposición como fueron Javier Arenas, Josep Pique, Eduardo Serra, José Manuel Romay, Manuel Pimentel, Juan Carlos Aparicio, Pio Cabanillas, Ana de Palacio, Pilar del Castillo o Jesús Posada, incluso Ana Pastor.

Santiago Carrillo y Fraga Iribarne en 1977

Mariano Rajoy, aunque colocó a un portavoz parlamentario amante de la bronca continua, Rafael Hernando, contó con ministros moderados y con buen talante parlamentario, como fue el caso de Alfonso Alonso, Iñigo Méndez de Vigo, García Margallo y hasta Fátima Bañez y Luis de Guindos. El propio Mariano Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaria, incluso en sus momentos mas crispados con la oposición, procuraron guardar las formas de convivencia parlamentaria.

Lo que estamos viendo ahora no tiene precedentes, porque no se trata de un portavoz agresivo o un diputado provocador. Estamos hablando de el Presidente y el Secretario General del principal partido de la oposición. Mas grave aún, no es que un día se les caliente la boca o que en el fragor de un debate parlamentario pierdan los papeles. No, no, es una estrategia meditada, puesta en marcha a partir del cambio de dirección en el PP, y sistemáticamente ejecutada, sin un día de relajo.

Es un profundo giro al extremismo político, en el fondo y en las formas; una política de tierra quemada, sin pensar en las consecuencias a corto, medio y largo plazo y sin dejar espacio para la negociación ni excluir temas en la confrontación. No estamos hablando de tal o cual adjetivo gravemente descalificador, siendo de por sí intolerable,  sino del conjunto de propuestas y declaraciones políticas que vienen haciendo en los últimos 4 meses.

Estoy convencido que hay parlamentarios y parlamentarias del PP y dirigentes del PP que no solo no lo comparten, sino que les preocupa y mucho y temen sus repercusiones electorales, aunque por el momento guarden silencio.

Presidente y Secretario General del PP

Casado no es un político homologable con el centro derecha europeo, ni remotamente. Habrá quien piense que son las meteduras de pata de un principiante, que esta buscando su propio espacio en un partido que ha estado dominado por veteranos, que quiere ocupar las noticias con gruesos titulares, en definitiva, que está atravesando un sarampión del que antes o después saldrá.

Como creo que es muy negativo para nuestro país y para el progreso democrático tener a un líder de la derecha como es Casado, me gustaría pensar que efectivamente es una postura temporal y que terminara por moderarse. Pero me temo que no, que estamos ante una apuesta estratégica que viene de atrás, de un dirigente que, siendo aún joven, lleva muchos años en política y que tiene un estrecho vinculo e influencia de Aznar. Una apuesta que pretende subirse a la ola de derechización que recorre Europa.

Equipo de Pablo Casado

Sin embargo los resultados de esa deriva extremista ya se están viendo. En los últimos sondeos electorales el descenso del PP se acentúa a favor de Ciudadanos. Algo que, por otra parte, resulta sorprendente dada la incomprensible derechización del partido de Albert Rivera.

Esa competición entre Albert Rivera y Pablo Casado a ver quien dice mayor barbaridad, no se entiende en un líder que cuando surgió parecía buscar el electorado del centro, y que, salvo en su radicalismo antinacionalista, se presentaba como un político moderado. Imagen que ha destrozado, no sé si temporal o definitivamente.

Pablo Casado y Albert Rivera

Ignoro quien esta asesorando a estos dos dirigentes en ese deslizamiento al extremismo en las formas y en el fondo. La sociedad española hasta ahora ha dado muestras de sensatez y moderación política. Se ha dicho numerosas veces que las elecciones se ganan desde el centro derecha o desde el centro izquierda. Quizás ellos estén apostando a una derechización del país, a ver si hay suerte como en Italia, Hungría o Polonia.

Es lamentable que haya algunos diputados de la izquierda independentista, que también estén haciendo el juego a esta derecha con sus declaraciones y actuaciones, a diferencia del grupo parlamentario de PODEMOS, que, sin renunciar a sus posiciones, han abandonado la gesticulación de algunos de ellos cuando se estrenaron en el Congreso de los Diputados.

Tarda y Rufian, diputados de ERC

En definitiva, con la cantidad de cuestiones que tiene que afrontar nuestro país, con la urgencia de abordar retos nada fáciles, contar como interlocutores como los dirigentes de esta derecha, complica mucho más las cosas y nos puede llevar a callejones de difícil salida.

Me gustaría que desde dentro del PP y de Ciudadanos surgiera una fuerte presión, para cambiar a fondo la deriva en la que se han metido a raíz de la moción de censura a Mariano Rajoy.

 

¿Te ha gustado este artículo?

¡Compártelo en tus redes!

¡Recibe actualizaciones de mi BLOG en tu email!

Al suscribirte estás aceptando la Política de Privacidad. No recibirás SPAM. Sólo contenido de calidad. Date de baja en cualquier momento.

Un comentario en “¿ A DONDE VA ESTA DERECHA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *