BENITO CAÑADAS, MAESTRO, ALCALDE, COMUNISTA

HectorMaravall HectorMaravall
Biografía

"¡Hola! Gracias por entrar en mi Blog. Espero que te guste, despierte tu interés y te anime a participar con tus comentarios y opiniones. Héctor"


Publicado en CATEGORÍA:   Política.
  8 noviembre, 2020.
HectorMaravall ha escrito 123 entradas.

ETIQUETAS:  

No es fácil imaginarnos hoy lo que suponía en el franquismo ser un maestro de escuela pública y de izquierdas, en un pequeño pueblo de Ávila, una de las provincias más conservadoras de nuestro país y en la que la represión por la guerra civil había sido terrible.

Benito Cañadas fue un maestro que inculcó en varias generaciones de alumnos, además del interés por la cultura, los valores éticos de la Escuelas laicas de la II República, no en balde era hijo de una familia leal a la República; por ello les dejó un recuerdo imborrable.

En Santa Cruz del Valle, un pueblo de menos de 800 habitantes, todos se conocían y la mayoría de los vecinos y vecinas sabían la honradez, la preparación y la capacidad de Benito, por ello en las primeras elecciones democráticas de 1979 le eligieron alcalde por mayoría absoluta.

Pero no cualquier alcalde. Lo fue presentándose como candidato de la Candidatura Obrera Unitaria, vinculada al Partido Comunista de España. Para hacerse una idea de lo que ello suponía, en la campaña electoral de 1977 tuve la ocasión de participar en un mitin del PCE en otro pueblo de Ávila, Navas del Marqués, y había más guardias civiles que público. Guardias civiles desplazados para proteger al candidato comunista Carlos Saenz de Santamaria, al fotógrafo Pedro Manzanero “comunista oficial” del pueblo y a los escasos camaradas que habíamos ido para hacer bulto. 

En el propio Santa Cruz las heridas y los recuerdos de la guerra civil y de la posguerra, cuarenta años después desgraciadamente no se habían cerrado. La división política y social era evidente. La derecha más recalcitrante del pueblo seguía celebrando públicamente el aniversario de la muerte de Franco. Había pintadas insultantes contra Benito y el PCE.

El nuevo alcalde tenía que superar esa fractura de los convecinos y la verdad es que no fue nada fácil ni lo consiguió completamente a lo largo de los 20 años de sus sucesivos mandatos.

Desde el primer mandato la impronta progresista y el talante moral del nuevo alcalde y su equipo se dejó sentir de manera palpable. Santa Cruz se convirtió en un referente y no solo en la provincia de Ávila. Benito y sus concejales, con los muy limitados recursos municipales de un pueblo pequeño, fueron poniendo en marcha toda una serie de iniciativas para el bienestar de sus vecinos y vecinas: cooperativa textil, centro cultural, rehabilitación de la casa forestal para actividades juveniles, cine municipal, fábrica de Biomasa, piscina y campo de deportes, mejora del alcantarillado y asfaltado, nuevo depósito del agua, normativa urbanística para evitar la especulación del suelo, promoción de cooperativas de viviendas, arboreto, muestras de pájaros, museo municipal, nueva almazara….etc.

Los objetivos del alcalde y la Candidatura Obrera y Unitaria, se podían resumir en empleo, bienestar social, cultura.

Para conseguirlo Benito manejaba el BOE al dedillo y era capaz de buscar cualquier tipo de ayuda o subvención pública para poder financiar sus propuestas. Y buscaba la colaboración de amigos y camaradas “de Madrid”, fueran arquitectos, pintores, economistas, abogados, sindicalistas, cineastas, artesanos, etc. Marcelino Camacho, siendo Secretario General de CCOO, visitó Santa Cruz y salió admirado por lo que se estaba haciendo y recuerdo que cuando le decía que me iba de vacaciones o de fin de semana al pueblo, siempre me daba recuerdos para Benito.

Santa Cruz se adornó  con las paredes pintadas con cuadros icónicos de la historia del arte, incluyendo un “Guernica” en la entrada del pueblo o con nombres significativos en su callejero, Plaza de García Lorca, Parque de Miguel Hernández, Plaza de la Constitución…

En las cuatro siguientes legislaturas Benito siguió siendo elegido alcalde, ya como candidato del PCE y después de Izquierda Unida. En las municipales del año 1999, empató con la candidatura del Partido Popular y lo echaron a suerte (con una moneda al aire) y gano el candidato de la derecha.

No todo fue fácil para Benito. Hubo iniciativas que por razones de financiación o de funcionamiento técnico no consiguieron estabilizarse y cerraron con pérdidas, hubo proyectos que le ofrecieron “listillos”, que quisieron aprovecharse de la buena voluntad y de una cierta candidez del alcalde, la rentabilidad de los bosques comunales cayó entre otras razones por el descenso del precio de la resina. Y Santa Cruz, como otros muchos pequeños pueblos de nuestro país, empezó a perder población y por tanto ingresos municipales y en definitiva las finanzas municipales se resintieron.

Aunque quizás el mayor problema con el que se encontró Benito fue la dificultad para ceder el testigo a nuevas generaciones que pudieran dar continuidad a su proyecto de gestión progresista. Cada vez había menos jóvenes en el pueblo y por unas u otras razones bastantes de ellos ya no se sentían identificados con lo que había representado y conseguido los cinco mandatos municipales de Benito. A ello tampoco fue ajeno las crisis y divisiones internas en Izquierda Unida y las tirantes relaciones con los socialistas del pueblo y de la provincia.

Las cinco siguientes legislaturas a 1999 estuvieron dominadas por la derecha. Santa Cruz entró en una decadencia absoluta en todos los sentidos, hasta que una candidatura transversal de cierto tono progresista triunfó en las elecciones municipales del 2019, abriendo una nueva etapa esperanzadora, aunque lastrada por el desastre de gestión del PP y el endeudamiento acumulado.

Benito siguió en la brecha política y sindical. Siempre en Izquierda Unida, en el PCE y en CCOO. A veces nos encontramos en manifestaciones en Madrid. Cuando en alguna ocasión nos veíamos por la calle en Santa Cruz rápidamente hablábamos de política y de las nuevas perspectivas que se habían abierto con la irrupción de Podemos y más recientemente de Unidas Podemos.

Benito, más allá de muchos aciertos y algunos errores, fue un político honrado, que vivió toda su vida en una modesta casa familiar, con muchos libros y música. Un hombre sumamente afable y generoso, al que le gustaba agasajar a sus amigos y compañeros.  Mis hijos, Javier y Juan, guardan un gratísimo recuerdo de él y mi nieta Violeta siempre resaltaba que cuando en Navidad junto con otras amigas llamaba a su puerta pidiendo aguinaldo, Benito era con grandísima diferencia el más generoso del pueblo.

En definitiva, Benito Cañadas fue un claro ejemplo de que no todos los políticos son iguales y de entrega al bien común en un lugar y en un tiempo en que las cosas no eran fáciles para un luchador comunista.

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

¡Compártelo en tus redes!

¡Recibe actualizaciones de mi BLOG en tu email!

Al suscribirte estás aceptando la Política de Privacidad. No recibirás SPAM. Sólo contenido de calidad. Date de baja en cualquier momento.

3 comentarios en “BENITO CAÑADAS, MAESTRO, ALCALDE, COMUNISTA

  1. Muchísimas gracias. Hermoso relato del Sr. Maestro y su gestión municipal , junto con su equipo.
    Fidedigno y ceñido a la realidad.
    Me ha encantado y a él tb le hubiera gustado mucho.
    Un fuerte abrazo. Salud y República

  2. Suscribo lo que dice Héctor, tanto en lo referido a los logros de su actuación al frente del ayuntamiento como a la actitud vital de Benito. Puedo asegurar que todas las personas que le conocieron -al menos todos los que yo conozco- tienen la misma opinión de esta excepcional persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *