MIKIS THEODORAKIS, UNA FUERZA DE LA NATURALEZA

HectorMaravall HectorMaravall
Biografía

"¡Hola! Gracias por entrar en mi Blog. Espero que te guste, despierte tu interés y te anime a participar con tus comentarios y opiniones. Héctor"


Publicado en CATEGORÍA:   Música y Cultura.
  5 septiembre, 2021.
HectorMaravall ha escrito 133 entradas.

ETIQUETAS:  

 

Mikis Theodorakis fue una autentica fuerza de la naturaleza. Su extensa capacidad compositora, su larguísima trayectoria artística a lo largo de siete décadas, su compromiso y activismo político, la muy visible influencia en otros músicos y artistas, su colaboración con reconocidos directores de cine, directores de teatro o coreógrafos de ballet, son muestras de su poderosa personalidad.

En España la obra y actividad de Theodorakis tuvo un escaso reconocimiento, casi reducida a su autoría del inolvidable sirtaki de la película “Zorba el Griego” en 1964 y en sectores de la izquierda por su musicalización del “Canto General” de Pablo Neruda a principios de la década de los 70. Su militancia en la izquierda comunista y su participación en la lucha contra las dictaduras (y no solo las de Grecia), no facilitaron su popularidad en nuestro país, aunque músicos como Lluís Llach y María del Mar Bonet sí han recogido en algunos de sus discos claras influencias de Theodorakis y del folk griego.

La influencia de la obra de Theodorakis fue inmensa en la evolución de la música popular griega desde los años 60 y en la magnífica renovación experimentada en las últimas décadas del siglo XX. Lamentablemente la música griega (y desde luego la inmensa mayoría de la discografía de Theodorakis) es poco conocida en España, a pesar de que las veces que artistas griegos han actuado en nuestro país se han encontrado con el entusiasmo del público.

La música popular griega refleja el lugar que esa nación ocupa en Europa, próxima al cercano y mediano Oriente, vecina a los países balcánicos y a la vez muy mediterránea y cercana a Italia y a España. Ese crisol de influencias culturales otorga una especial belleza al folk de ese país.

Pero Theodorakis no solo fue influenciado y a la vez influyó en el folk griego. Su formación musical en Francia ya en los años 50, donde se relacionó con algunos de los mas prestigiosos y vanguardistas músicos, fue decisiva en la configuración de su estilo compositivo. A lo largo del tiempo conoció y recibió la influencia de la música popular española y del flamenco, del folclore andino, de la tradición judía y por supuesto de los países de Asia Menor.

Theodorakis tuvo una extensa y diversa creación: música sinfónica, música de cámara, ballets, cantatas y oratorios, himnos, operas, musicalización de obras dramáticas clásicas y modernas, bandas sonoras de películas…

Theodorakis contribuyo de manera decisiva a dar a conocer a la población griega la obra de algunos de sus más insignes escritores minoritarios, como los premios Nobel Yorgos Seferis y Odysseas Olytis.

En su amplísima producción hay que resaltar las obras de temática o influencia española: “Los amantes de Teruel” (ballet y película), “Lorca, Romancero gitano” (cantata), el “Canto Olímpico de las Olimpiadas de Barcelona 1992), “Andalucía” (concierto para mezzosoprano y orquesta).

Theodorakis compuso la música de dos películas emblemáticas de su compatriota Costa-Gavras, “Z” y “Estado de Sitio”, de gratísimo recuerdo para todos aquellos jóvenes que, a principios de los años 70, acudíamos a Paris o a otras ciudades europeas para, entre otras cosas, ver el cine político censurado en España. Como también fueron impactantes sus grabaciones del Canto General de Pablo Neruda en la década de los 70, que en este caso sí que se publicó, la primera grabación, en nuestro país.

Y la música de Theodorakis estará siempre unida a las voces de cuatro grandes artistas: la actriz y cantante Melina Mercouri, la maravillosa cantante María Farantouri, Nana Moskouri, las tres comprometidas por la lucha por la libertad y el progreso social y por Iva Zanicchi.

Merece la pena recordar el excepcional disco de Iva, titulado “Caro Theodorakis”, una grabación de 1970 (por cierto también publicado en España), con nueve de las mejores canciones de Theodorakis, en mi opinión uno de los discos mas hermosos de la canción popular mediterránea.

Theodorakis realizó numerosas giras y actuaciones en vivo, tanto en Grecia como en otros muchos países (incluido España) y amaba lo que suponía el contacto directo con la gente.

Pero la faceta musical de Theodorakis, no puede desdibujar su profundo compromiso político, iniciado ya cuando se unió con 17 años a las guerrillas en la lucha contra la invasión primero de los fascistas italianos y después de los nazis alemanes, siendo detenido y torturado.

En 1963 retomó su compromiso político tras el asesinato por extremistas de derechas con el apoyo de sectores de la policía y del ejército, del político de izquierdas Grigoris Lambrakis (que Costa-Gavras reflejó de manera excelente en su película “Z”), siendo elegido diputado por EDA, coalición de socialistas y comunistas. Tras el golpe militar de abril de 1967, Theodorakis mantiene su actividad política en la clandestinidad hasta que es detenido, permaneciendo en prisión y en un campo de concentración, hasta que por la presión de intelectuales y artistas de todo el mundo y por su propia popularidad entre la población griega, se le envía al exilio en abril de 1970.

Mantuvo una intensa actividad política por todo el mundo, de denuncia de la dictadura griega, hasta la caída de la Junta Militar en agosto de 1974. En la década de los 80 fue elegido diputado en las filas del Partido Comunista (KKE), estrechamente vinculado a la Unión Soviética y opuesto a la renovación de los partidos eurocomunistas europeos. En 1989 el Partido formo coalición de gobierno con la derecha de Constantinos Mitsotakis, siendo nombrado Theodorakis ministro sin cartera. Esta coalición levanto tremendas ampollas en sectores de la izquierda griega y desde luego en Europa, criticas también dirigidas contra Theodorakis. El acentuado giro a la derecha del gobierno forzó la salida de los comunistas a los pocos meses de su constitución.

Theodorakis siguió comprometiéndose con diversas organizaciones y movilizaciones, por la paz, contra la utilización de la energía nuclear, contra los recortes sociales, contra la OTAN, etc. En los últimos años sus posiciones políticas fueron motivo de gran controversia en el seno de la izquierda, tanto por su inicial apoyo al gobierno de Syriza como su posterior enfrentamiento con Tsipras, así como sus puntuales coincidencias con organizaciones y actividades de nacionalistas de la extrema derecha. En todo caso, con motivo de su muerte toda la izquierda griega ha valorado y reconocido el gran legado de Theodorakis.

 

¿Te ha gustado este artículo?

¡Compártelo en tus redes!

¡Recibe actualizaciones de mi BLOG en tu email!

Al suscribirte estás aceptando la Política de Privacidad. No recibirás SPAM. Sólo contenido de calidad. Date de baja en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *